lunes, 9 de mayo de 2011

Bizcocho de fresas naturales




Una historia tierna

Si estáis conectados a la página espero que sea porque de alguna forma, elegís un momento para relajaros y no pensar demasiado, o al menos, no pensar en nada importante 
Solo harina, azúcar, levadura ...... pequeñeces!!
Sin embargo, después de ver el video deberíamos hacernos una pregunta 



¿Cuales son nuestros sueños?

Pero nuestros sueños reales, aquellos que verdaderamente podríamos alcanzar con pequeños gestos diarios
y que nos harían la vida mucho más fácil
Debemos parar un segundo a pensar
No vale eso de que me toque la lotería, que se muera mi jefe, que me despierte con 20 años menos
No, yo me refiero a marcar otro ritmo en nuestra vida
Minimizar los efectos de todo aquello que nos desagrada 
y optimizar los buenos momentos

Y soñar .......


Para Platón, el hombre vive en un mundo de sueños, de tinieblas, cautivo en una cueva de la que sólo podrá liberarse haciendo el Bien. Solo de esta forma el hombre desistirá de la materia y llegará a la luz




Una forma perfecta de endulzarnos la vida es con la repostería, sobre todo si es "nuestra repostería"
Podemos comenzar con un bizcochito de fresa

Por ejemplo ¿no?


Ingredientes:
Para la masa de bizcocho

  • 2 huevos (a temperatura ambiente)
  • 170 ml de aceite vegetal, si es oliva "sabor suave"
  • 3 cucharadas de leche (no debe estar fría)
  • 150 g de azúcar
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido
  • 150 g de harina con levadura
  • 60 -70 g de mermelada de fresa, que haremos nosotros (cuando la utilicemos estará a temperatura ambiente)

Para la mermelada de fresa
  • 500 g de fresas o fresón
  • 2 cucharadas de azúcar (a mi no me gusta demasiado dulce, vosotros si queréis podéis utilizar más cantidad)

En primer lugar vamos a lavar 500 g de fresas 


Las colocamos en un cazo y con las manos bien limpias (ya se que las tenéis limpias) las vamos aplastando
Agregamos dos cucharadas de azúcar
y lo ponemos a hervir a fuego medio, aproximadamente 20 minutos



Se irá consumiendo su propia agua y quedará un poquito más denso 


Dejamos enfriar 
Mientras precalentamos el horno a 180º C
En un bol mezclamos los dos huevos batidos, agregamos el azúcar, el jengibre, la leche
el aceite y la harina con levadura tamizada
Mezclamos bien e incorporamos unos 60 g de nuestra mermelada de fresas
Reservamos dos cucharadas para el glaseado final
El resto de mermelada (si nos ha sobrado) se conserva en el frigo, para tostadas


Metemos en el horno a 180º C, aproximadamente 50 minutos (los tiempos de horneado suelen variar)
Lo mejor es no abrir el horno al menos en la primera 1/2 hora y después valorar el punto de cocción con la punta de un cuchillo 
Si sale limpio,

  ¡¡ya está!!


Dejamos enfriar antes de desmoldar

Una vez frío, preparamos el glaseado de fresa




En un recipiente mezclamos unos 150 g de azúcar glass, dos-tres cucharadas de agua tibia y dos cucharadas de la mermelada restante
La mezcla tiene que ser densa, por eso la cantidad de agua tibia se irá incorporando poco a poco en función de como lo veamos 
Se extiende sobre el bizcocho y se deja unos 15-30 minutos para que compacte




Es otra forma de glasear sin utilizar colorantes artificiales

Mucho más rica, sana y sabrosa

Aunque suponga un poquito más de trabajo

Y ya que, al principio hemos hablado de sueños......

"Qué es la vida? Un frenesí.


¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.  " 
                                                                                                                       Pedro Calderón de la Barca                                        

                                                                                                                                                 Yoritomo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada